Fuente. Gatillo. Greda.
Museo Etnología y Antropología
Museo Etnología y Antropología
Fuente. Gatillo. Greda.

La creación del Museo de Etnología y Antropología de Chile fue motivada por la falta de espacio con que contó en sus orígenes el Museo Histórico Nacional, y su objetivo era mostrar la "historia de Chile desde nuestros antepasados más remotos de la edad de piedra hasta los aborígenes que encontraron los españoles en el descubrimiento" (Alegría, 2004b: 62).

En 1912 se encomendó su formación al arqueólogo alemán Max Uhle, quien había fundado el Museo de Historia Natural de Perú en 1906, y tenía una larga trayectoria en Europa, como conservador del Real Museo Zoológico y Antropológico-Etnológico de Dresden, y del Museo Etnológico de Berlín.

El nuevo museo tuvo como "precedente los gabinetes de curiosidades de la Europa de los siglos XVI y XVII, en que entre otros muchos objetos reunidos se coleccionaban 'artilugios' y 'artefactos' de pueblos y civilizaciones primitivas" (2004a: 8).

El investigador Luis Alegría agrega que "la idea del museo etnológico se remonta al último tercio del siglo XIX en plena era colonial, cuando Occidente descubre el atractivo del 'patrimonio' de los otros, es decir, de las sociedades 'primitivas' coetáneas, localizadas en regiones lejanas y exóticas" (Alegría, 2004a: 8).

Su punto de partida fue la colección de prehistoria formada por los ex directores del Museo Nacional de Historia Natural Rodulfo Amando Philippi y su hijo Federico, y una parte de la Exposición Histórica del Centenario.

Uhle realizó una fructífera labor de rescate y acopio del patrimonio indígena chileno: "Se dio a la tarea de hacer algunos viajes por la parte norte de Chile, logrando desenterrar y reunir, (...) una riquísima colección de 3.800 objetos pertenecientes a épocas antiguas, más de 400 cráneos de indios de razas extinguidas y más de 50 momias, que completaron la valiosa colección" (Alegría, 2004b: 62 y 63).

Guitarrera de Quinchamalí.

Expediciones y rescate patrimonial

Max Uhle contó con la colaboración y donaciones de Aureliano Oyarzún, segundo director ad honorem del Museo, y del antropólogo Martín Gusinde, quien exploró Tierra del Fuego y rescató información sobre Selk'man, Yámanas y Kawéskar.

Estos investigadores fueron los primeros en valorar el patrimonio de las culturas originarias, y se opusieron a las teorías evolucionistas y positivistas imperantes entre los intelectuales chilenos, que a fines del siglo XIX clasificaban como 'salvajes y seres casi humanos' a los pueblos aborígenes del extremo sur de Chile, de acuerdo a las descripciones de Charles Darwin.

Su mirada pedagógica era clara: formar una comunidad centrada en el estudio y valoración del patrimonio de los pueblos indígenas. Explicaban al público el significado de cada objeto y dónde había sido encontrado, para que la colección no fuera sólo un conjunto de curiosidades guardadas en vitrinas y anaqueles.

En 1917 el Museo abrió sus puertas al público, y en un reportaje de la Revista Zig-Zag se reconoció este enfoque: "el piso bajo no habla mucho a la imaginación del profano, aun cuando para los entendidos encierra los tesoros de la colección y las pruebas de que también Chile tenía cultura en un pasado inmemorial, verdad desconocida de nuestros historiadores" (Alegría, 2004a: 11).

Funcionó transitoriamente en un reducido departamento del subsuelo del edificio de la Biblioteca Nacional, pero a ojos de Oyarzún "con todo y a pesar de las molestias que ocasiona la estrechez, falta de espacio y de luz en nuestro establecimiento, ha sido visitado diariamente por el público, los liceos, alumnos de la enseñanza superior del Estado y distinguidas personalidades extranjeras (...), contribuyendo así a dar a conocer la cultura de los aborígenes de Chile" (Alegría, 2004a: 12).

Al crearse en 1929 la Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos (Dibam), el Museo de Etnología y Antropología se fusionó con el Museo Histórico Nacional y se transformó en su sección de Prehistoria. Sus piezas fueron incorporadas a la colección del Museo, y en la actualidad se agrupan en las colecciones de Artes Populares y Artesanía , y Arqueología y Etnografía.

Con la renovación museográfica efectuada en 2000, estos objetos se distribuyeron en diferentes salas del Museo, y su presencia destaca en la sala "Los primeros habitantes de Chile".

Museo Etnología y Antropología
readspeaker