colecciones

Museo Histórico Nacional y sus colecciones: cien años, mil historias

colecciones
Poncho (detalle). Siglo XVIII. Colección textil y vestuario

Origen de las colecciones del Museo Histórico Nacional

Poncho (detalle). Siglo XVIII. Colección textil y vestuario

Los objetos que integran las colecciones del Museo Histórico Nacional poseen diversos orígenes, tales como las exposiciones de carácter histórico realizadas durante los siglos XIX y XX; algunos proyectos museales; y las donaciones o adquisiciones a coleccionistas privados, presidentes y salones de arte.

Antes de la creación del Museo, se habían organizado exposiciones sobre la historia de Chile, muchas de las piezas en ellas exhibidas pasaron a constituir sus colecciones.

Las primeras de estas muestras fueron la Exposición del coloniaje (1873) y la del Museo del Santa Lucia (1874), ambas organizadas por el intendente de Santiago Benjamín Vicuña Mackenna.

Otros de los proyectos museales precursores estuvieron marcados por la creciente importancia del Ejército y de la Marina en la consolidación del Estado Nación. Sus acciones militares generaron un corpus de objetos, considerados dignos de mostrar al público.

Con las piezas de la Guerra del Pacífico se formó el Museo de Armas Antiguas (1879), ubicado en el Cuartel de Artillería. Su continuador fue el Museo Militar, inaugurado en 1893, instalado en los edificios de los Arsenales de Guerra. En 1911 estas muestras se incorporaron al Museo Histórico Nacional.

En 1909, Luis Montt, director de la Biblioteca Nacional, propuso organizar una nueva exhibición histórica a propósito de las celebraciones del Centenario. Esta muestra, llamada Exposición Histórica del Centenario, fue inaugurada el 21 de septiembre de 1910 en la antigua casa de la familia Urmeneta, y en ella se exhibieron diferentes objetos relativos a la historia nacional facilitados por particulares.

Las donaciones de particulares, especialmente miembros de la elite, también ayudaron a la conformación de las colecciones. Ellos, a través de legados testamentarios entregaron al Estado algunas de sus pertenencias.

Monseñor Ignacio Víctor Eyzaguirre legó en 1875 sus colecciones al Estado, entre las cuales destaca el retrato del Obispo Manuel Alday; lo mismo hizo Francisco Echaurren Huidobro, quien cedió gran parte de su colección de muebles, objetos orientales, obras de arte, medallas y numismática, para ser custodiados por el naciente Museo Histórico Nacional. Estos ingresaron el año 1911.

Con la integración del Museo de Etnología y Antropología en 1913, se dio inicio a la colección de folclor y arte popular. Diez años después, se conformó la Sección Folclor del Museo, la que fue enriqueciendo su patrimonio con importantes donaciones de investigadores como José Toribio Medina y Martín Gusinde, entre otros.

Guitarrera. Quinchamalí, ca. 1920. Colección de Artes Populares y Artesanía

De esta colección sobresalen piezas de la cerámica perfumada de las monjas Clarisas de Santiago; cerámica costumbrista de Talagante; artesanía huasa (referida al apero y vestuario del jinete); cestería popular, en especial la de Rari; juguetería popular, cerámica utilitaria y decorativa de Pomaire y Quinchamalí.

La colección arqueológica, por su parte, se formó de los aportes realizados por importantes arqueólogos chilenos, destacando el rol de Aureliano Oyarzún como Director del Museo Etnográfico.

Sobresalen entre sus piezas, las cerámicas de la Cultura Aconcagua de los sitios arqueológicos Palomar y Rateen-Quillota y las Inca Local del sitio Escuela Normal de Preceptoras (entre las calles Compañía y Catedral en Santiago).

Las donaciones realizadas por los presidentes del país también jugaron un rol importante en la constitución de las colecciones. Esta práctica comprendía la donación directa o por legado testamentario de los mandatarios o de sus familiares de los objetos que recibieron durante su gobierno.

Ramón Barros Luco, fue el primer presidente que donó parte de los homenajes, objetos y obras de arte recibidos durante su administración.

El Museo sigue incorporando piezas representativas de distintos sujetos de la historia de Chile, tanto del ámbito público como privado. Con ello, el Museo continúa participando en la construcción de la memoria histórica.

Museo Histórico Nacional y sus colecciones: cien años, mil historias

La celebración del centenario de la Independencia reforzó la aspiración del Estado de construir un relato de la historia e identidad nacional, y como parte de ese esfuerzo nace el Museo Histórico Nacional.

readspeaker